lunes, 20 de febrero de 2017

El escultor

Un escultor es elegido para ser el envenenado, viajero hacia un entorno desconocido para nosotros los vivos. Pero en realidad, ¿Deseamos pensar en semejante tragedia?. Como escritores podríamos evitar la existencia de este artista condenado a la fatalidad, sin embargo, nuestro capricho de dejar huella nos lleva a seguir adelante.

Esculpimos a este hombre a nuestra imagen y semejanza o a la del lector, ese ente aún más caprichoso y cruel. De todos modos el escultor cobra vida, su cuerpo y su mente son preparados para recibir el veneno otorgado por su 'padre' o 'madre', pero no se lo dará directamente él o ella, lo que hará será enviar un intermediario a su criatura. No obstante es posible que el escultor logre enterarse del plan trazado por su enemigo y un dilema se forma en su mente: ¿Ser bohemio o soldado?. Transita por los caminos del arte y la guerra. Odia y teme a quien lo creó, no entiende la finalidad de su existencia: ¿Las efímeras alabanzas a su 'padre' o 'madre'?.

Es víctima de la presunción humana, herido, desangrado por la conquista de la originalidad. El escultor clama por rebelión con intensa sed de boicotear la obra de quién lo colocó en las páginas.

viernes, 17 de febrero de 2017

Aquel día + Su aparición + Viaje a lo cotidiano

Aquel día


Pensé que ya no había nada, pero tal parece que no todo está dicho, siempre hay un modo diferente de explicarlo, la repetición absoluta no existe, es tal la complejidad de la naturaleza, la individualidad de cada uno.  Ese día volví a leer el Trac Trac del lobo estepario, el cual es un capítulo del libro de Hesse que ha representado un antes y un después en mi comprensión del interior humano, es uno de mis 'manuales' de consulta.  Además, cómo olvidar aquel martes, si fue cuando la extranjera apareció ante mi puerta.

Su aparición

Yo era incapaz de efectuar una consulta, siempre se cuestionó mi exceso de independencia, aunque más empleaban la palabra 'autosuficiencia,' como quien dice 'delito'. Mi intuición y mi observación eran mis referentes.  Y llegó el día en el cual seria sorprendida por la aparición de cierta persona, cuyos ojos me retaban en forma excitante (o al menos así lo percibía yo), en realidad, nada me impedía trazar una especie de cuadro en mi mente, en el cual aquel personaje y yo eramos protagonistas.



Viaje a lo cotidiano

I

Mi punto débil es la observación de mi entorno, me distraigo con facilidad y nunca me había preocupado demasiado. Sin embargo,  ahora que terminé de leer un libro de Jane Austen, me he propuesto durante este mes, escribir sólo usando como base lo que veo a mi alrededor. Nada me es más complicado que observar a alguien y experimentar curiosidad por su vida, sólo me emocionan quienes hacen algo poco común,  por ejemplo la consulta de un diccionario a solas en un café.

II

Ayer en el paradero vi a una chica que sacó un libro muy grueso de Elizabeth Gilbert, como había poca luz, no pude imitar su ejemplo sacando yo mi ejemplar de 'Persuasión' (Jane Austen). En el caso del otro libro, alcancé a ver parte del título y pensé hacer en otro momento una consulta en google con el fin de hallar reseñas. Al igual que yo, ella usaba lentes de medida y el cabello recogido. Llegó un bus y ella subió, la seguí con la mirada, no encontró asiento y a partir de aquí, ya no hay nada más por contar.

III

Hoy jueves no he observado casi nada, no perderme en mis pensamientos es un hábito difícil de atenuar. Podría hacer memoria de mi visita al supermercado, como por ejemplo, el momento en el cual esperaba en la fila y la señora delante mío conversaba un poco con la cajera en forma amigable, parecía una mujer muy jovial. Se le efectuó una consulta y con una leve timidez respondió que no. Era su cumpleaños. Es política del supermercado saludar a sus colaboradores y a los clientes.




****

Estos relatos pertenecen a mi participación en el Reto 5 líneas (Febrero 2017) del blog de Adella Brac







domingo, 12 de febrero de 2017

Doble literario + Escritora aficionada de shopping


Doble literario (Versión Logo-rally)

Esta vez nada iba a interferir con mi plan de leer el libro que tenía entre mis manos, lo primero que observé en su interior fue la introducción, pasé con rapidez las hojas (Esta sección siempre la leo al finalizar cualquier libro), sin embargo, procedí a doblar la punta de una página porque logré ver un fragmento que llamó mi atención y no quería olvidar su ubicación. El primer capítulo era un poco raro, ya que en su totalidad consistía en un tratado sobre la guitarra como instrumento musical y su uso a lo largo de la historia. Además, antes del segundo capítulo se hallaba escrito  un aviso lacónico a modo de intermedio, el cual decía: "Se advierte a cierta señorita que tenga cuidado con las páginas que siguen, se le recomienda tomar asiento y que una persona la acompañe en caso sufra de una impresión muy fuerte" , no pude evitar reírme y continué leyendo.

El primer personaje en aparecer era una chica de catorce años, además se hallaba una ilustración de ella, enmarcada en color verde limón, en el lado derecho de la segunda página. ¡Era igual a mí!, lo extraño de todo esto es que el libro fue escrito en 1860 y actualmente es el año 2016. Debí hacer caso a la advertencia, estaba sola, empecé a ver todo negro y me desvanecí.


Escritora aficionada de Shopping (Punto de partida)

Ayer en la noche fui a una conocida tienda de útiles de oficina y/o escolares en Miraflores porque quería comprar una libreta nueva para mis escritos, primero entré a una sucursal de la Av. Larco, me dirigí a la sección de libretas y cuadernos. Una vez ahí vi unos blocks de bitácora que me encantan, son anillados en sentido horizontal, asimismo, sus hojas son gruesas y blancas, sin embargo, son caros, además, los veo más útiles para anotar otras cosas y no realizar mis bocetos literarios. En la parte baja de los anaqueles hallé por fin el modelo de libreta que uso, pero era de setenta hojas y las portadas eran oscuras, tenían imágenes de motocicletas (y yo soy pinky-girl), en resumen, horribles.

Lo bueno es que en la Av. Pardo hay otra sucursal, pero no tuve suerte, no obstante, no estaba dispuesta a continuar con mis textos dispersos, así que opté por una solución igual de económica y con una estética agradable. Compré un block de taquigrafía y si en algún momento me animo con la poesía, tiene la estructura perfecta.

Y por cierto, en la portada del block hay una imagen de dos perros jugando cartas y uno de ellos usa sombrero.



*****

1.- 'Doble literario' forma parte de mi tercera participación en el reto Variaciones: Logo-rally  creado por Denise del Blog Primera Naturaleza.  

2.- 'Escritora aficionada de shopping' es otro relato que he creado para el reto Variaciones. El punto de partida debe ser una anécdota trivial, en este caso lo único divertido es la portada de los perros (jijiji) y lo digo a pesar de no ser una dog lover.






Silencio